Iglesiaactualidad

«Dad de comer al Cuerno de África»

 

Comentario semanal de

XVIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

 

«Dad de comer al Cuerno de África»

 

 

En la primera lectura se nos advierte de que las cosas que realmente son útiles en nuestras vida, como el sol, el aire, el agua, el amor… sólo pueden ser regaladas, por tanto no podemos comprarlas. La segunda lectura añade que hay cosas que nadie nos puede quitar ni robar. El ser amados de Dios es un regalo que nadie nos puede quitar, y esto ya nos hace ricos en este mundo.

 

Si recibimos dones tan grandes gratis, nosotros también debemos dar. En el Evangelio vemos como a caído la noche y los apóstoles le sugieren a Jesús que despidiese a las multitudes, para así, que pudieran ser alimentos en las aldeas cercanas. Pero Él les deja atónitos, su respuesta fue clara: "Dadles vosotros de comer". “En ámbito espiritual debemos dar bondad, amistad y amor. Pero también debemos dar en el ámbito material” (Benedicto XVI, Ángelus, 3 agosto 2008).

 

Esa es la exhortación que recibimos en el evangelio de hoy. Todos los cristianos estamos llamados a dar del comer al que no tiene. En estos momentos es terrible la situación de hambruna en la zona del Cuerno de África. Alrededor de doce millones de personas en situación de subsistencia. De las estimaciones realizadas, se aproxima a que un millón morirá, y de esta cifra ochocientos mil serán niños.

 

Mientras tanto, actualmente habrá otras personas enriqueciéndose y con el lujo de poder tiran los restos de comida, e incluso los no restos, a la basura. Así es el mundo en que vivimos. Un mundo que podríamos clasificar de locos. Si bien, la ayuda internacional no se ha hecho esperar, pero, ¿llega esa ayuda a su destino?

 

Hace dos semanas, el Santo Padre nos hacía un llamamiento a todos, tanto a cristianos como no cristianos, ha ayudar a esa región. Él mismo, por medio del Consejo Pontificio Cor Unum, enviaba cincuenta mil euros para ayudar de forma directa a esa población que sufre y pedía para que “no les falte nuestra solidaridad y el apoyo concreto de todas las personas de buena voluntad” (Benedicto XVI, Ángelus, 17 julio 2011).

 

Presurosos, salgamos al encuentro del Señor. Así sea.

 

31 de julio de 2011.

 

Iglesiaactualidad

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: