Iglesiaactualidad

“No paséis de largo ante el sufrimiento”: Vía Crucis con los jóvenes

 

 

* DISCURSO DEL SANTO PADRE

* ORACIÓN DEL SANTO PADRE

* TEXTOS DEL VÍA CRUCIS

* LOS PASOS DEL VÍA CRUCIS

* VÍDEO DE LA CELEBRACIÓN

* FOTOGRAFÍAS DE LA CELEBRACIÓN

 

19 de agosto de 2011.- Haití, Lorca, Japón. Los parados, los pobres, los que sufren. Los enfermos de sida, quienes sufren un aborto,los que padecen la injusticia de un mundo roto en mil pedazos. Incluso las víctimas de los abusos. “Jesús padece con todos los que sufren; con los que sonvíctimas de genocidios, violencias, violaciones y abusos sexuales, crímenes contra niños y adultos… ¡Cuántas personas desnudadas de su dignidad, de su inocencia, de su confianza en el hombre!”, se escuchó esta tarde en el solemne, multitudinario y emocionante Via Crucis que recorrió el Paseo de Recoletos desde Colón a Cibeles y que, a buen seguro, será recordado durante años por los presentes en Madrid.

 

Una auténtica marea humana acompañó a los 15 pasos, procedentes de las Semanas Santas de toda España, y al Santo Padre, que presidió la ceremonia desde el altar en Cibeles. Una a una, la cruz de las JMJ fue recorriendo cada una de las estaciones, hasta finalizar junto a la Virgen de Regla.

 

Una vez allí, Benedicto XVI dirigió un discurso a los presentes, en el que les pidió que “no paséis de largo ante el sufrimiento humano”. “La pasión de Cristo nos impulsa a cargar sobre nuestros hombros el sufrimiento del mundo, con la certeza de que Dios no es alguien distante o lejano del hombre y sus vicisitudes”, insistió el Pontífice, quien se mostró maravillado por las “extraordinarias imágenes del patrimonio religioso de las diócesis españolas. Son imágenes donde la fe y el arte se armonizan para llegar al corazón del hombre e invitarle a la conversión. Cuando la mirada de la fe es limpia y auténtica, la belleza se pone a su servicio y es capaz de representar los misterios de nuestra salvación”.

 

“Queridos jóvenes, que el amor de Cristo por nosotros aumente vuestra alegría y os aliente a estar cerca de los menos favorecidos”, rogó Benedicto XVI. “No paséis de largo ante el sufrimiento humano, donde Dios os espera para que entreguéis lo mejor de vosotros mismos: vuestra capacidad de amar y de compadecer. Las diversas formas de sufrimiento que, a lo largo del Vía Crucis, han desfilado ante nuestros ojos son llamadas del Señor para edificar nuestras vidas siguiendo sus huellas y hacer de nosotros signos de su consuelo y salvación”.

 

«Sufrir con el otro, por los otros, sufrir por amor de la verdad y de la justicia; sufrir a causa del amor y con el fin de convertirse en una persona que ama realmente, son elementos fundamentales de la humanidad, cuya pérdida destruiría al hombre mismo» reclamó el Papa, quien recordó a los jóvenes que “la cruz no fue el desenlace de un fracaso, sino el modo de expresar la entrega amorosa que llega hasta la donación más inmensa de la propia vida”.

 

El recogimiento de la celebración -fue impresionante escuchar el silencio de tantos centenares de miles de personas, el quejido de la saeta, los tambores…- contrastó a finalizar el mismo, cuando la multitud prorrumpió en un impresionante aplauso. Tras ello, el Papa descendió por la rampa, bendijo a los jóvenes y a los pasos del Via Crucis, y se retiró a Nunciatura, después de bendecir a algunos recién nacidos. Los pasos, a partir de las diez, procesionaron hacia la Puerta del Sol, para celebrar una peculiar “Madrugá”…. Que esperemos no se encuentre con problemas.

 

Jacqueline, 40 años, francesa: El Vía Crucis ha sido sobrecogedor y me ha hecho meditar en muchos aspectos de la vida. Es increíble el gran patrimonio artístico que tiene España, las imágenes eran preciosas y espero poderlas ver más de cerca. Especialmente me ha gustado la Verónica de Cádiz.

 

Miguel Ángel, 26 años, español: Es un privilegio que contar en España con unas imágenes que muestran cómo fue la vida de Jesús y que ayudan a imaginársela y a reforzar la fe. Estoy muy orgulloso.

 

Jhon, 19 años, neoyorquino: “Es impresionante la cantidad de detalles que tienen los pasos, su finura, los materiales que se utilizan, las joyas… Es algo único y que llama la atención”. En Estados Unidos no hay nada similar, allí las imágenes son de madera y lo único que hemos visto y que se le parezca un poco son las Vírgenes de las Iglesias de Madrid. El Vía Crucis nos ha ayudado a imaginar cómo fue la vida del Jesús.

 

Marie, 24 años, holandesa: Estamos un grupo representando nuestro país y mostramos muy orgullosos nuestra bandera al paso de Su Santidad. Estamos viviendo esta JMJ muy intensamente. El Vía Crucis ha sido un acto muy emotivo en el que hemos podido rezar y revivir la Pasión de Cristo, esto no se ve todos los días. Ya espero con ilusión la Misa de Cuatro Vientos.

 

Paulo, 28 años, brasileño: La ciudad de Madrid está preciosa, el Vía Crucis se ha celebrado en un marco para mí perfecto. Me siento un privilegiado por haber estado aquí compartiendo con tantos jóvenes esta JMJ tan especial. He estado en otras y todas son especiales pero ésta está siendo especialmente emotiva.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: