Iglesiaactualidad

General

“Tomaros en serio vuestra fe”: fiesta de acogida con los jóvenes

Escrito por iglesiaactualidad 19-08-2011 en General. Comentarios (0)

 

 

* SALUDO DEL SANTO PADRE

* DISCURSO DEL SANTO PADRE

* SALUDO DEL CARD. ROUCO VARELA

* IMÁGENES DE LA CELEBRACIÓN

* VÍDEO DE LA CELEBRACIÓN

 

18 de agosto de 2011.- Benedicto XVI inauguró su presencia en la Jornada Mundial de la Juventud con una fuerte advertencia contra “la tentación el relativismo moral”, contra una fe que no se hace vida en la persona.

 

Es necesario, advirtió a los jóvenes, una fe “en libertad y responsabilidad” ante los hombres y ante Dios, para poder presentarse los cristianos como una “alternativa válida” ante la desorientación moral actual.

 

Tras la ceremonia de acogida en la Puerta de Alcalá, el Papa se dirigió al escenario de la Plaza de Cibeles, unos doscientos metros más adelante, donde, tras un breve saludo, y una breve liturgia de la Palabra, dirigió su primer discurso a los jóvenes, hablandoles de la importancia de que la fe arraigue en la vida.

 

El Papa habló a los jóvenes sobre dos cuestiones: la forma de vivir la fe que debe distiguirles, y el peligro del relativismo moral que deben evitar

 

Fe libre

 

Benedicto XVI exhortó a los jóvenes a “tomarse en serio” su propia fe, “haciéndola crecer con la gracia divina, generosamente y sin mediocridad, planteándoos seriamente la meta de la santidad”.

 

“Cuando no se camina al lado de Cristo, que nos guía, nos dispersamos por otras sendas, como la de nuestros propios impulsos ciegos y egoístas, la de propuestas halagadoras pero interesadas, engañosas y volubles, que dejan el vacío y la frustración tras de sí”, dijo.

 

El Papa llamó a los presentes a tomar conciencia de su propia libertad: “hemos sido creados libres, a imagen de Dios, precisamente para que seamos protagonistas de la búsqueda de la verdad y del bien, responsables de nuestras acciones, y no meros ejecutores ciegos, colaboradores creativos en la tarea de cultivar y embellecer la obra de la creación”.

 

“Dios quiere un interlocutor responsable, alguien que pueda dialogar con Él y amarle”, subrayó el Papa, añadiendo que éste es el “gran motivo” de la alegría cristiana, y un “suelo firme para edificar la civilización del amor y de la vida, capaz de humanizar a todo hombre”.

 

De esta forma, aseguró, no sólo su vida será “sólida y estable”, sino que “contribuirá a proyectar la luz de Cristo sobre vuestros coetáneos y sobre toda la humanidad”.

 

Por ello, les exhortó a ser “una alternativa válida a tantos como se han venido abajo en la vida, porque los fundamentos de su existencia eran inconsistentes. A tantos que se contentan con seguir las corrientes de moda, se cobijan en el interés inmediato, olvidando la justicia verdadera, o se refugian en pareceres propios en vez de buscar la verdad sin adjetivos”.

 

Contra el relativismo

 

En segundo lugar, el Papa quiso alertar a los jóvenes contra la tentación de dejarse llevar por la “tentación del relativismo moral”.

 

“Hay muchos que, creyéndose dioses, piensan no tener necesidad de más raíces ni cimientos que ellos mismos. Desearían decidir por sí solos lo que es verdad o no, lo que es bueno o malo, lo justo o lo injusto; decidir quién es digno de vivir o puede ser sacrificado en aras de otras preferencias; dar en cada instante un paso al azar, sin rumbo fijo, dejándose llevar por el impulso de cada momento”.

 

Estas tentaciones, añadió el Papa, “siempre están al acecho. Es importante no sucumbir a ellas, porque, en realidad, conducen a” una “existencia sin horizontes, una libertad sin Dios”.

 

Por ello, concluyó exhortándoles a ser “prudentes y sabios”, y a edificar sus vidas “sobre el cimiento firme que es Cristo”. “Esta sabiduría y prudencia guiará vuestros pasos, nada os hará temblar y en vuestro corazón reinará la paz”.

Benedicto XVI cruzó la Puerta de Alcalá

Escrito por iglesiaactualidad 19-08-2011 en General. Comentarios (0)

 

 

18 de agosto de 2011.- El Papa Benedicto XVI entró hoy por la tarde de forma simbólica en la ciudad de Madrid, sede de la Jornada Mundial de la Juventud, en una emotiva ceremonia, entrando en compañía de decenas de jóvenes por la Puerta de Alcalá, uno de los símbolos de la ciudad.

 

En este primer encuentro con los jóvenes, en la Plaza de Cibeles, Benedicto XVI fue acogido con una bienvenida de sabor muy español, en la que no faltaron los típicos trajes flamencos, acompañados por la música de pasacalles y por cerca de 600.000 jóvenes que copaban toda la zona central de la ciudad.

 

El Papa realizó el gesto de entrar a pie por la puerta el arco central de la Puerta de Alcalá, acompañado por una representación de jóvenes de los cinco continentes. El gestoestuvo cargado de simbolismo, ya que debido al carácter de cañada real de la calle Alcalá (un estatus reconocido en antiguas legislaciones, aún en vigor, que protegen la trashumancia del ganado lanar en España), por ella han desfilado durante años numerosos pastores con sus rebaños de ovejas trashumantes.

 

Además, esta antigua puerta de paso y entrada triunfal a la ciudad constituye el primer arco de triunfo construido en Europa tras la caída del imperio romano.

 

Este gesto, sin embargo, está en sintonía con otros semejantes, como la llegada por barco a Colonia en la JMJ 2005, o la llegada al muelle Barangaroo en Sydney. Recuerda también el Gran Jubileo del año 2000, con Juan Pablo II cruzando la puerta de Tor Vergata acompañado por los jóvenes.

 

Acto seguido, el Pontífice volvió a subir al papamóvil para recorrer entre aclamaciones el breve recorrido hasta la Plaza de Cibeles, donde tuvo lugar la fiesta de acogida de los jóvenes.

 

Tras una exhibición de caballos de raza andaluza al son de música española, el Papa llegó al estrado, dondejóvenes vestidos con trajes típicos del país le dieron la bienvenida, mientras la tuna le hizo la ronda, como es tradición en los viajes papales a España.

 

Esta tercera Jornada Mundial de la Juventud del pontificado de Benedicto XVI está siendo la más calurosa y festiva, la más “mediterránea” y colorista. El mensaje del Papa va también en este sentido, al animar, como lo hizo en su saludo posterior, a “que el nombre de Cristo resuene en todos los rincones”, incluso “en el corazón de los que no creen o que se han alejado de la Iglesia”.

 

De hecho, las palabras “felicidad” y “alegría” fueron las más utilizadas por el Papa, al dirigirse a los cientos de miles de jóvenes en inglés, francés, alemán, italiano, portugués y polaco.

 

“Tenéis interrogantes y buscáis respuestas. Es bueno buscar siempre. Buscar sobre todo la Verdad que no es una idea, una ideología o un eslogan, sino una Persona, Cristo, Dios mismo que ha venido entre los hombres”, dijo en francés.

 

Particularmente, el Papa expresó su alegría por la presencia numerosa de jóvenes procedentes de Alemania, adonde se dirigirá el próximo mes de septiembre.

 

En portugués, exhortó a los peregrinos a dejar que la Palabra de Dios “entre y eche raíces” en sus corazones. “No se puede creer sin estar amparado por la fe de los demás, y con mi fe contribuyo también a ayudar la fe de los demás. La Iglesia necesita de vosotros y vosotros tenéis necesidad de la Iglesia”, concluyó.

“No os avergoncéis de Cristo”: Benedicto XVI ya está en Madrid

Escrito por iglesiaactualidad 18-08-2011 en General. Comentarios (0)

 

 

* TODA LA INFORMACIÓN EN: http://jmj2011iglesiaactualidad.wordpress.com/

 

* DISCURSO DEL SANTO PADRE

* DISCURSO DE D. JUAN CARLOS I

* VÍDEO DE LA CEREMONIA

 

18 de agosto de 2011.- “Vengo aquí a encontrarme con millares de jóvenes de todo el mundo, católicos, interesados por Cristo o en busca de la verdad que dé sentido genuino a su existencia”. Estas fueron las primeras palabras de Benedicto XVI a su llegada a Madrid hoy, para la Jornada Mundial de la Juventud, en un discurso en el que el Pontífice alertó especialmente contra las dificultades que experimentan muchos jóvenes cristianos para vivir y manifestar sus creencias.

 

El Papa Benedicto XVI partió, con diez minutos de retraso sobre el horario previsto, a las 9,30 de la mañana desde el aeropuerto Roma-Ciampino, en un A320 de Alitalia, rumbo a España, acompañado por su secretario personal, Georg Gaenswein, por el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado, por el sustituto, monseñor Giovanni Angelo Becciú, y otros treinta miembros del séquito papal, así como alrededor de 50 periodistas acreditados en el vuelo papal.

 

A su llegada al aeropuerto internacional de Barajas, el Papa fue recibido al pie del avión por los Reyes de España, por el nuncio monseñor Renzo Frattini y por el cardenal Antonio Mª Rouco, arzobispo de Madrid.

 

También por un simpático grupo de niños vestidos con el uniforme de la Guardia Suiza, como en otras visitas anteriores del Papa a España, y por alrededor de dos mil jóvenes. Por parte de las autoridades civiles acudió una representación del Parlamento español, encabezada por el presidente del Congreso, José Bono.

 

Por parte eclesiástica estuvieron presentes el presidente y del Consejo Pontificio para los Laicos, cardenalStanisław Ryłko, y el secretario del dicasterio, monseñor Josef Clemens, así como el obispo auxiliar de Madrid y coordinador de la JMJ, monseñor Cesar Franco, y una veintena de obispos españoles.

 

En su breve discurso en el aeropuerto, el Papa Benedicto XVI afirmó que este encuentro mundial de jóvenes trae “un mensaje de esperanza, como una brisa de aire puro y juvenil, con aromas renovadores” que transmiten “confianza ante el mañana de la Iglesia y del mundo”.

 

El Pontífice quiso resaltar la importancia de la JMJ como expresión pública de la fe de los jóvenes, así como la necesidad en la Iglesia de reforzar esta misma fe, en una época en que estas manifestaciones resultan difíciles.

 

El Papa señaló, entre los mayores retos que deben superar los jóvenes hoy, además de la crisis y del vacío moral, las dificultades económicas y la incertidumbre, precisamente el de la secularización que pretende ahogar la presencia de lo religioso

 

No pocos jóvenes, afirmó, “por causa de su fe en Cristo, sufren en sí mismos la discriminación, que lleva al desprecio y a la persecución abierta o larvada que padecen en determinadas regiones y países”. “Se les acosa queriendo apartarlos de Él, privándolos de los signos de su presencia en la vida pública, y silenciando hasta su santo Nombre”.

 

En este contexto, subrayó, “es urgente ayudar a los jóvenes discípulos de Jesús a permanecer firmes en la fe y a asumir la bella aventura de anunciarla y testimoniarla abiertamente con su propia vida. Un testimonio valiente y lleno de amor al hombre hermano, decidido y prudente a la vez, sin ocultar su propia identidad cristiana, en un clima de respetuosa convivencia con otras legítimas opciones y exigiendo al mismo tiempo el debido respeto a las propias”. “Yo vuelvo a decir a los jóvenes, con todas las fuerzas de mi corazón: que nada ni nadie os quite la paz; no os avergoncéis del Señor”, exhortó el Papa.

 

Por su parte, el Rey de España, en su discurso de bienvenida, insistió en la preocupación por la crisis de valores que atraviesa hoy la sociedad: “No son estos tiempos fáciles para una juventud tantas veces frustrada por falta de horizontes personales y laborales, y que se rebela ante los graves problemas que aquejan al ser humano y al mundo de hoy”, reconoció el monarca.

 

Los jóvenes hoy necesitan “no sólo oportunidades, sino también la ejemplaridad de sus mayores; no sólo razones, sino actitudes que motiven, llenen e impulsen su existencia y alienten su esperanza”. “Sentir el anhelo de lo que es realmente grande, forma parte del ser joven”, añadió.

Comienza la JMJ-2011 recordando a Juan Pablo II

Escrito por iglesiaactualidad 17-08-2011 en General. Comentarios (0)

 

* HOMILÍA DEL CARD. ROUCO VARELA

* SALUDO DEL CARD. RYłKO

* VÍDEO DE LA CELEBRACIÓN

 

16 de agosto de 2011.- Con una misa multitudinaria en la Plaza de Cibeles, que será escenario también de la acogida a Benedicto XVI el próximo jueves 18, inauguró hoy el cardenal Rouco, arzobispo de Madrid, la Jornada Mundial de la Juventud, en presencia de centenares de miles de jóvenes. En la misa concelebraron cerca de 800 obispos y cardenales procedentes de todo el mundo, así como unos 8.000 sacerdotes.

 

Después de una animada acogida y en medio de un fuerte calor, la Jornada Mundial de la Juventud fue inaugurada con la liturgia que la Congregación para el Culto Divino ha autorizado para la memoria del beato Juan Pablo II. En esta plaza madrileña, el mismo entorno en el que Juan Pablo II congregara a cientos de miles de personas en 1982, 1993 y 2003, el cardenal Rouco quiso recordar la gran influencia que el papa polaco ha tenido en la nueva forma de evangelizar a los jóvenes.

 

Con Juan Pablo II, explicó el purpurado en la homilía, “se inicia un periodo histórico nuevo, ¡inédito!, en la relación del Sucesor de Pedro con la juventud, y, consecuentemente, una hasta entonces desconocida relación de la Iglesia con sus jóvenes: relación directa, inmediata, de corazón a corazón, impregnada de una fe en el Señor, en Jesucristo, entusiasta, esperanzada, alegre, contagiosa”.

 

“La santidad personal de Juan Pablo II brilla con un atractivo singular precisamente en este aspecto de la evangelización de los jóvenes contemporáneos”, reconoció el cardenal Rouco, en medio de interminables aplausos. Una santidad que “procede del amor a Jesucristo”. “Desde aquella convocatoria primera de la Jornada de 1985 en Roma hasta esta Jornada de Madrid se ha ido desgranando una bella historia de fe, esperanza y amor en tres generaciones de jóvenes católicos y no católicos”, añadió.

 

El secreto de esta nueva forma de dirigirse a la juventud, subrayó, fue “la santidad personal de Juan Pablo II”, la cual “brilla con un atractivo singular precisamente en este aspecto de la evangelización de los jóvenes contemporáneos”. “Este amor apasionado a Jesucristo es precisamente lo que fascinaba y cautivaba a los jóvenes. Comprendían que de este modo ellos eran queridos y amados por el Papa de verdad: sin halagos, ni disimulos; ni interesada, engañosa o superficialmente; sino con toda la autenticidad del que sólo buscaba su bien”.

 

Nueva generación

 

Sin embargo, señaló el cardenal Rouco, los jóvenes que hoy han acudido a Madrid son una generación distinta, ya no es la que despertó Juan Pablo II en los años 80. “Vuestro 'sitio en la vida' tiene sus peculiaridades. Vuestros problemas y circunstancias vitales se han modificado. La globalización, las nuevas tecnologías de la comunicación, la crisis económica, etc., os condicionan para bien y, en muchas ocasiones, para mal”, dijo el purpurado.

 

Los jóvenes de hoy, afirmó, tienen una fe más vacilante debido a que sus “raíces existenciales están debilitadas por un rampante relativismo espiritual y moral”, están “encerrados por el poder dominante” y no hallan “sólidos fundamentos para sus vidas en la cultura y la sociedad actuales, incluso, no rara vez, en la propia familia”.

 

También estas Jornadas de la Juventud, tras la beatificación de Juan Pablo II, parecen entrar desde ahora en una nueva etapa, distinta de las anteriores citas papales, un cuarto de siglo después de la inauguración de la primera en Roma.

 

De alguna forma, para el cardenal Rouco, anfitrión de una segunda JMJ (lo fue en 1989, como arzobispo de Santiago de Compostela), insistió en la importancia de una nueva espiritualidad más “hecha carne”, de la promoción de una vivencia más interiorizada, más “hecha vida”, de la fe.

 

La juventud del siglo XXI, explicó, “necesita, tanto o más que las generaciones precedentes, encontrar al Señor por la única vía que se ha demostrado espiritualmente eficaz: la del peregrino humilde y sencillo que busca su rostro”. Citando el mensaje que el Papa Benedicto XVI ha dirigido a la JMJ, el cardenal insistió en que “el joven de hoy necesita ver a Jesucristo cuando Él le sale al encuentro en la Palabra, en los Sacramentos”, así como el el próximo necesitado.

 

Nueva evangelización

 

Otro de los puntos en que insistió el cardenal Rouco a los jóvenes fue el de la incardinación de las Jornadas Mundiales de la Juventud dentro de un proceso mucho más amplio de nueva evangelización dentro de la Iglesia católica, precisamente en un momento en que ésta está inmersa en la reflexión sobre el significado de este término, de cara al próximo Sínodo convocado por Benedicto XVI para el año 2012.

 

Se trata de un proceso, el de la nueva evangelización, en el que el testimonio concreto de la “forma de vivir” de los fieles cobra una relevancia más grande que en etapas precedentes. “Se evangeliza con las palabras y con las obras, hoy más que nunca”, aseguró el prelado, el cual insistió también en la importancia del discernimiento vocacional que muchos jóvenes viven en estas JMJ.

 

“Tened presente estos días - dijo el purpurado a los presentes - que el Señor, por medio del Papa, os va a preguntar: ¿aceptáis el formidable y hermoso reto de “la nueva evangelización” de vuestros jóvenes coetáneos? Respondedle que sí, recordando aquella vibrante y valiente llamada de Juan Pablo II en la Homilía del Monte del Gozo el 20 de agosto de 1989: ¡“No tengáis miedo a ser santos”! ¡“dejad que Cristo reine en vuestros corazones”!

 

La nueva evangelización es una tarea de todos en la Iglesia: “En ella los laicos tienen un papel protagonista, especialmente los matrimonios y las familias cristianas, sin embargo, la evangelización requiere hoy con urgencia sacerdotes y personas consagradas”. El purpurado invitó a los jóvenes a responder a Cristo “con toda la capacidad de ilusión y apertura generosa a los grandes ideales de la vida”, con “un claro y coherente compromiso de vida”, así como a la generosidad ante la propia vocación.

 

“¡Si Dios existe o no existe, todo cambia!”: Con estas palabras se dirigió hoy a los jóvenes el cardenalStanisław Ryłko, presidente del Consejo Pontificio para los Laicos, al concluir la misa de inauguración de la Jornada Mundial de la Juventud.

 

La fe, explicó a los jóvenes el cardenal Rylko, “es la raíz que nos nutre con la savia vital de la Palabra de Dios y los sacramentos; es el fundamento, la roca sobre la cual construir la vida, la brújula segura que guía nuestras decisiones y da a nuestra vida la orientación decisiva”. “Sin embargo, muchos hoy se preguntan: en nuestro mundo, que tan a menudo rechaza a Dios y vive como si Dios no existiera, ¿es aún posible la fe?”

 

La JMJ de Madrid, afirmó el purpurado, tiene como objetivo “decir en voz alta a todo el mundo – y en particular a esta Europa que está dando signos de profunda desorientación – para decir vuestro firme “sí”! “Si”, ¡la fe es posible!” La fe, añadió, “es una aventura maravillosa que nos permite descubrir toda la grandeza y la belleza de nuestra vida”.

Miles de jóvenes participan en los DeD en distintas diócesis

Escrito por iglesiaactualidad 16-08-2011 en General. Comentarios (0)

 

 

* La JMJ cuenta con una reliquia de Juan Pablo II

* Llegan las reliquias de San Juan de Ávila

* Santa Misa de envío en San Sebastián

* Santa Misa de envío en Córdoba

* Hora de partir en Zamora

* 10.000 de personas celebran una misa en Campo de Criptana

* Más dos mil jóvenes en los DeD de Tarrasa

* Apertura de la JMJ Castrense

* Blanco dice que la visita del Papa se ha organizado “de manera austera”

* Antes de llegar a Madrid, parada en Torreciudad

* Últimos preparativos en El Retiro

* DeD en Jaén, Día de la Fe y el Patrimonio

* Benedicto XVI espera que se cosechen “abundantes frutos de vida cristiana en la JMJ de Madrid”

* Misa internacional y bilingüe en Granada

* Concluyen en Valencia los DeD con una Misa

* Loyola también recibe a los jóvenes

* Ibiza con un millar de participantes en los DeD

* Segorbe-Castellón prepara la JMJ

El Cristo de la Legión ya está en Madrid

* Barcelona celebra una Misa con 40.000 jóvenes

* Vigilia en Valencia

* Carlos Osoro propone a los jóvenes a San Vicente

* Misa internacional en Valencia

*